Luna de miel en Croacia.

¡Bienvenidos de nuevo al blog de Helte Design!

Con esto de estar tanto tiempo en casa, muchas parejas estáis aprovechando para reorganizar vuestras bodas (si tuvisteis que aplazarlas), comenzar a organizarlas (si os acabáis de prometer), gestionando lunas de miel para cuando todo esto pase…

En realidad están siendo mucho días para pensar y darle vueltas a un montón de cosas.

Por eso, en el post de hoy, nos gustaría haceros una recomendación: una luna de miel en Croacia.

Luna de miel en Croacia
¿Por qué Croacia?

Para aquellos que no conozcáis este país, debéis saber que se trata de un lugar maravilloso y muy romántico, con lugares que parecen salidos de cuento.

Bañado por el mar Adriático, es un gran destino si lo que buscáis son aguas cristalinas, pueblos construidos sobre las rocas, cultura y gastronomía… Y no hablo por hablar. He tenido la gran suerte de visitar este país así que…podéis creerme 😉 !

Si hay algo que no podéis perderos son sus increíbles atardeceres desde sus famosas calas de piedras o acantilados. ¡Auténtica magia!

Primera parada: Rovinj

Rovinj es un pueblo pesquero, con un centro histórico y una Basílica en lo alto de la colina que te sorprenderá, seguro.

¿Lo más típico? La lavanda y todos los productos que derivan de ella.

Rovnij
Segunda parada: Pula

Este lugar es mundialmente famoso por conservar un anfiteatro romano, un arco de triunfo y un templo de Augusto.

*Consejo: si quieres ampliar tu viaje, desde Pula podrás coger un ferry a: Venecia, Trieste o Piran, entre otros.

Tercera parada: Dubrovnik

Quizás su zona más turística. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por lo que no sólo son increíbles sus monumentos o paisajes si no la ciudad al completo!

Las vistas desde la muralla son un auténtico espectáculo: sólo tendréis ganas de disfrutar de sus calas y sus aguas cristalinas.

 

 

Creo que después de estas imágenes y datos ya estáis tardando en convertir Croacia en una de vuestras opciones de viaje!

*Todas las fotos son de Helte Design.

 

Con amor,

H.

Leave a comment